Portada arrow Nuestros Expertos arrow Francisco Ruiz arrow Las elecciones como proceso normal y habitual  
lunes, 23 de septiembre de 2019
Las elecciones como proceso normal y habitual PDF Imprimir E-Mail

Lo primero que hay que tener en cuenta en una campaña electoral es que la vida democrática es muy compleja y difícil, y que explicar y entender sus mecanismos y sus procesos no resulta nada sencillo para el ciudadano medio, en general receloso y refugiado en el "yo de política no entiendo". Hay que simplificar, claro, pero sin perder de vista los aspectos esenciales, como por ejemplo que el día 9 no se elige al presidente del gobierno, sino a 350 representantes que son los que lo harán. O qué condicionamientos concretos pone la ley electoral a la hora de repartir escaños, o que límites señalan la misma ley o las Juntas Electorales a la campaña. Esta complejidad requiere mucha educación ciudadana, mucha práctica en los usos democráticos y mucha pedagogía por parte de las formaciones políticas tanto a lo largo de las legislaturas como durante las campañas.

 

Por esto mismo, los episodios electorales deben ser entendidos como fases normales y habituales de esta vida democrática y representativa, y no como agónicas e inevitables batallas campales en las que se imponga al final la confusión y, si es necesario, la demagogia. Cualquiera que haya seguido una campaña electoral en Gran Bretaña, por poner un caso, sabe que es posible llevarlas a cabo con menos aparato y menos alboroto, menos gastos y en definitiva menos ruido. Convendría, pues, bajar el tono, acortar las precampañas, simplificar los procedimientos (entre la jornada electoral y la investidura del presidente del Gobierno suele transcurrir un mes como mínimo), reducir los gastos y debatir más y con más calma los grandes asuntos del país. Unos y otros deberían preguntarse porqué las campañas modifican poco el sentido del voto, aunque bien es verdad que la bolsa de indecisos y de cambiantes es la que suele decidir la mayoría. Teniendo en cuenta que los electores pueden seguir la vida política y parlamentaria a diario a través de los medios de comunicación, los temas suelen llegar a la precampaña ya muy hablados y con la opinión pública muy formada. El interés de las campañas se tiene que centrar por ende en los programas electorales, en las ofertas de gobierno y en los futuros equipos, pero a estas alturas hemos asistido ya a múltiples actos electorales y aún no hemos visto los programas definitivos y a duras penas las candidaturas.

Unas campañas más normalizadas y con menos acritud permitirían por otra parte explorar formas más convincentes y llanas. No es de recibo que el diseño del debate televisado entre los dos principales candidatos se transforme en un problema clave de la campaña y que al final resulte tan encorsetado que acabe en una secuencia de monólogos. Para esto es mucho mejor proceder a entrevistas individuales con periodistas preparados y solventes, o con ciudadanos del tipo "Tengo una pregunta para Usted". Pero si los candidatos se enfrentan, hay que dejarles debatir con soltura, como lo hacen cada dos por tres en el Congreso y a la vista de todo el mundo, es decir como parlamentarios experimentados que son.
Hace tiempo que se pide este replanteamiento de las campañas, incluso por parte de sus directores y de los líderes políticos, y es fácil escuchar pronunciamientos en este sentido en los equipos y los asesores electorales. El desgaste político y económico es excesivo para lo que está en juego y sin duda las nuevas tecnologías ofrecen canales de comunicación y explicación muy aptos. Por supuesto que en el fondo se trata de decisiones políticas acordadas entre todos con el fin de sanear los periodos electorales y la vida democrática en general, retocando quizá la Ley Electoral. No hay visos de que esto suceda en esta ocasión, pero sería un buen momento para que todo el mundo meditase sobre ello e hiciera un firme propósito de enmienda. A lo mejor funciona en la próxima.

Comentarios
Añadir nuevoBuscar
Escribir comentario
Nombre:
Website:
Título:
 
 

Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved.

 
< Anterior   Siguiente >
Seguir a PortalElectoral en Twitter

Los blogs de...
Los blogs de...
Nuestros Expertos
Electoblog Electoblog
Patrocinador