Portada  
viernes, 18 de octubre de 2019
Derecho de sufragio activo PDF Imprimir E-Mail
Índice del Artículo
Derecho de sufragio activo
Derecho de sufragio pasivo
Causas de inelegibilidad
La nacionalidad española

Derecho de sufragio pasivo

El derecho de sufragio pasivo es el que permite a los ciudadanos presentarse como candidatos a unas elecciones. Son elegibles los españoles que, poseyendo la cualidad de elector (nacionalidad, mayoría de edad y pleno uso de los derechos políticos), no se encuentren incursos en una causa de inelegibilidad.

Para ser elegible no es necesario estar inscrito en el censo electoral. Una instrucción de la Junta Electoral Central, de 12 de abril de 1991, establece que en el caso de que no se esté inscrito en el censo es preciso presentar una certificación negativa de antecedentes penales, que sirve para acreditar que se está en el pleno goce de los derechos civiles y políticos.

La Inelegibilidad

La inelegibilidad es la incapacidad legal para poder obtener un cargo por elección popular. Está justificada por la necesidad de garantizar la máxima transparencia e igualdad en los procesos electorales, de modo que puedan impedirse coacciones o imposiciones por el puesto que alguien desempeñe, así como proteger la igualdad de oportunidades de los candidatos.

A diferencia de los requisitos para ser elector, que deben cumplirse el día de la votación, en el caso del derecho de sufragio pasivo la calificación de inelegible procede desde el mismo día de la presentación de las candidaturas o en cualquier momento posterior hasta la celebración de las elecciones.

Inelegibilidad e incompatibilidad

Hay que distinguir entre inelegibilidad e incompatibilidad: la inelegibilidad es la incapacidad para poder presentarse a unas elecciones, mientras que la incompatibilidad es la prohibición de simultanear dos o más cargos, funciones o actividades, públicas o privadas.

Una persona inelegible ni siquiera puede presentarse a las elecciones. Su inelegibilidad convertiría en nula su elección. Sin embargo, la incompatibilidad surge una vez celebrada la elección, imponiendo al candidato la obligación de optar entre sus ocupaciones o su mandato. Por tanto, podría presentarse a unas elecciones pero tendría que optar por uno de los dos puestos antes de la toma de posesión. Esta última situación se ha dado con cierta frecuencia: diputados que se presentan en elecciones autonómicas y que, después de las elecciones, optan por seguir en el Congreso o por el escaño autonómico.



 
Seguir a PortalElectoral en Twitter

Los blogs de...
Los blogs de...
Nuestros Expertos
Electoblog Electoblog
Patrocinador